jueves, 23 de marzo de 2017

INFANCIA


I woke up early because I heard a murmur in the backyard. I cautiously peeked out. The house smelled like flowers, everyone was well dressed. It was a party!
I showered as fast as possible. I got out my green dress, the new one. I brushed my hair, which only looked good when mom combed it. I put on my shoes.
Perhaps there would be cake… I was ready in an instant. I went downstairs carefully. There’s no music, I thought, so I returned to the room where the CDs are. I grabbed one and came back down.
In the patio, I heard everyone talking about the same thing at the same time in the same room. I walked very slowly and when I looked towards the living room I discovered that there was no party, that there would be no music, that there was no cake, that my dad was crying beside some lit candles, and that my hair would never again look good.


Marcia Trejo (Kikey)


* Translation Alejandro Morán and Julie Hempel

#Cercadelamesita
#JulieHempel
#MarciaTrejoKikey
La poesía - Roberto Benigni

https://www.youtube.com/watch?v=eVCxXr5IK_s

martes, 21 de marzo de 2017

Le regalé una lupa a mi maestro


Era casi minúscula y gigante
como su colección de ojos.
En sus últimos años
—y to­dos fueron últimos—
no podía leer sin esa ayuda.
La ayuda es ilegible.

Movía su barriga entre paréntesis
arrastrando su máquina de oxígeno.
Fumaba reafirmándose en la hipérbole.
Tenía un surrealismo de víscera de campo.
De niño confundía caballo con papá.

Cierto día me dijo que soñó
con un hombre colgado de una soga:
un pie descalzo, el otro
con una media negra,
que llaman calcetín
a este lado del mar.
¿Por qué tenía pies que discrepaban?,
se preguntaba insomne mi maestro.

Cuando fui a dar el pésame
vi la lupa dormida
sobre una hoja en blanco,
aumentando el silencio. 


Andrés Neuman

“Concatenación”

Los acontecimientos del pasado son los que determinan el presente. Por ejemplo, si tus padres no se hubieran conocido, hoy no existirías. Cuanto más se retrocede en el encadenamiento de circunstancias que conforman la historia del mundo, más inesperadas y sutiles serán las consecuencias que acarree el hecho más nimio, en una compleja, casi infinita sucesión de concatenaciones. Por ejemplo, si durante el cretásico superior cierto plesiosaurio carnívoro no se hubiera comido los huevos que una hembra de triceratops desovó tontamente cerca de la orilla, quizás, vaya uno a saber, me seguirías queriendo.



Ana María Shua

jueves, 23 de febrero de 2017



Escribir:
Esa necesidad 
(...)

de mirar en la página
lo que oculta la palabra.


Francisco Magaña

sábado, 18 de febrero de 2017



Entonces la amé mientras el tren se puso en marcha, la amé hasta que se hizo pequeñita y cupo para siempre en mis pupilas.


@Genrus 

martes, 31 de enero de 2017

El amor

Las palabras son barcos
y se pierden así, de boca en boca,
como de niebla en niebla.
Llevan su mercancía por las conversaciones
sin encontrar un puerto,
la noche que les pese igual que un ancla.

Deben acostumbrarse a envejecer
y vivir con paciencia de madera
usada por las olas,
irse descomponiendo, dañarse lentamente,
hasta que a la bodega rutinaria
llegue el mar y las hunda.

Porque la vida entra en las palabras
como el mar en un barco,
cubre de tiempo el nombre de las cosas
y lleva a la raíz de un adjetivo
el cielo de una fecha,
el balcón de una casa,
la luz de una ciudad reflejada en un río.

Por eso, niebla a niebla,
cuando el amor invade las palabras,
golpea sus paredes, marca en ellas
los signos de una historia personal
y deja en el pasado de los vocabularios
sensaciones de frío y de calor,
noches que son la noche,
mares que son el mar,
solitarios paseos con extensión de frase
y trenes detenidos y canciones.

Si el amor, como todo, es cuestión de palabras,
acercarme a tu cuerpo fue crear un idioma.




Luis García Montero

viernes, 27 de enero de 2017


Hopeful gringo hordes
cross the guarded border to
Seek a better life.



Lulu Torbet y Leah Feldon
Gringo Haikú